sábado, 19 de enero de 2008

Metastasis de la vida cotidiana

No hay duda de que cada cosa que se dice en este articulo de El Pais es una muestra de la cruda realidad en la que vivimos. La malversación de los valores y la prostitución de las ideas, y de todo lo que hace que la vida y las personas seamos mas. Todo se vicia con el cáncer de la banalidad, signo de los tiempos que corren: se deja a un lado el significado de las cosas y nos quedamos con las apariencias de todo. Así, paulatinamente la vida se va pervirtiendo y todo carece de un significado intrínseco y profundo. Esta metástasis no solo es de las ideas sin fundamento que impregnan la cotidianidad de la vida, sino también de las acciones que impregnan ese dia a dia y que no dejan de ser meramente espejos en los que vemos lo que queremos y que usamos como barrera para lo que sabemos que deberíamos ser.
No dejes de leer este articulo, que es sin duda una bocanada fuera del océano de la banalidad y nos hace ver, fugazmente al menos, que debería haber algo mas allá de las falsas fronteras de lo cotidiano

1 comentario:

novelablog dijo...

Es verdad que la gente huye de la vida cotidiana. Creo que nadie es consciente de lo que tiene. Hasta que lo pierde, claro. Tal vez no sea el mejor ejemplo pero fue lo que ocurrió el 11M. Ante aquella tragedia fue como si todos despertásemos. No sólo hubo reacción en las calles para ayudar y donar sangre. También se llegaron a colapsar las líneas de móviles porque todos echamos mano de ellos para saber cómo estaban los seres queridos.

Ya te digo que no es buen ejemplo, pero al leer el artículo me he acordado de aquel día y lo poco que importaba en ese momento si jugaba el Madrid, si iba a haber atasco o si había verduras para comer. Toda persona (decente) habría deseado que aquel día hubiera sido un día cotidiano.